Buscar en el sitio

Contacto

Royal Enfield

Argentina

royalenfieldj2@gmail.com

MADE LIKE A GUN

Elementos: 1 - 9 de 9

Rígida trasera (1950 Royal Enfield J2)

Road Test por Jim Reynolds, fotos de John Wilkinson

Revista Classic Bike Guide  N° 183 Julio de 2006

http://www.classicbikersclub.com/articles/2012-01/royal-enfield-j2

Aunque lejos de ser lo que el mercado requiere ahora, cuando esta Enfield dejó la fábrica la demanda era diferente. Jim Reynolds prueba la sólida confiabilidad de este simple monocilíndrico.

La fábrica de Royal Enfield en Redditch construyó una reputación de motocicletas sólidas y confiables que podían sorprender a la competencia más reconocida por su desempeño. La compañía fue la primera en ofrecer en sus modelos de producción lo que hoy conocemos como la convencional suspensión trasera de brazo oscilante. Y cuando el muy competitivo mundo de carreras de Trial de un día recibió el  apoyo de las grandes fábricas a comienzos de los 50s, fue Royal Enfield quien nadó contra la corriente de las convenciones y montó a su equipo en cuadros con suspensión. 

Cuando la tendencia a agrandar estableció que los 500cc paralelos se convirtieran en el Thunderbird 650cc de Triumph y luego el A10 Golden Flash de BSA, los muchachos de Redditch fueron aún mas allá y produjeron el Meteor 700cc. Y para demostrar que la moto podía ser versátil, montaron a Jack Stocker en una para el Trial Internacional de los Seis Días y él volvió a casa con la medalla de oro y con ninguna marca perdida. 

¿Quién ofreció su carenado protector como opcional en todos los modelos de 125 a 700cc? ¿Carenados de fibra de vidrio hechos con un estándar muy alto en sus propios talleres? Si Ud. supone que fue Royal Enfield, estará en lo cierto.

La compañía también abasteció la demanda menos exótica de las masas, con sólidas monocilíndricas montadas en ciclísticas básicas. Cuando la producción civil consiguió ponerse en marcha y el mundo empezó a dejar atrás el lío de la Segunda Guerra Mundial la gama de serie fue un 125 de dos tiempos y el Modelo G de 350 cc, familiar para los "despachos de guerra" que eran enviados con el producto de Redditch en la versión WD/CO. Para 1946 Royal Enfield prometió el Modelo J de 500cc, una motocicleta que inicialmente se unió a la gama en los años treinta y rápidamente volvió a la producción porque estaba disponible la matricería básica. Pero ahora estaban provistas con esas nuevas horquillas telescópicas, diseñadas por Tony Wilson-Jones con amortiguación hidráulica bidireccional. Un toque pulcro era el tetón con eje delante del brazo de la horquilla que permitía a los brazos acercarse a la columna de dirección y por otro lado los tapones del drenaje eran fácilmente accesibles. En 1948 había un 500 alternativo, el J2 con los puertos de escape dobles, destinados exclusivamente al mercado de exportación en sus primeros años. 

El J2 vino con cuadro trasero rígido, provisto con una caja de marchas Albion de cuatro velocidades con la novedad de una palanca adicional que el conductor podía apretar en cualquiera de las tres marchas superiores y así encontrar el punto muerto. Y usted no puede dejar de sonreír ante la idea de una caja de engranajes Albion con una palanca especial para  encontrar el neutral - ese asunto de cinco velocidades y 13 neutrales no llegó hasta después de muchos años, cuando la compañía se envalentonó y ofreció la primera caja de cinco velocidades británica. Se trataba de un simple y sólido 500 monocilíndrico varillero, de solo 84 mm de diámetro x 90 mm de carrera haciéndolo una unidad de carrera corta para el estándar de la época, y una relación de compresión de sólo 5.5 a 1 que refleja el bajo octanaje de la mezcla de gasolina disponible en esos duros días. 

Para 1950, el año que nuestra motocicleta de la prueba fue producida, la gasolina era obviamente un poco menos que pis de gato y la compresión había subido a 5.75 a 1, mientras sus fabricantes aseguraban una potencia de salida de 21 bhp a 4750 rpm que no son muchas revoluciones para esa combinación del diámetro/carrera. Una reivindicación modesta, pero similar al ES2 de Norton y detrás de otras 500 monocilíndricas de turismo de varias marcas, con Vincent declarando 28 bhp para su modelo Comet. He oído informes de la época de las declaraciones de potencia de Vincent; simplemente digamos que no se habían subestimado.

Se puede ver donde había enfocado Royal Enfield al J2, con su cuadro posterior rígido y engranajes para sidecar como opcional disponible. Valuada en £ 171,45 incluyendo impuestos de compra (que sería el abuelito del IVA) era competitivo con la mayoría, pero, naturalmente, por encima de los grandes fabricantes como BSA, cuyo B33 estaba en £ 165,73 y la AJS modelo 18 en £ 160,02, donde los beneficios de la producción masiva afectaban los precios de los componentes.

Esta moto en particular pertenece a Ron Jennings, un albañil jubilado de Wiltshire y un entusiasta permanente del hábito de las dos ruedas: "Nunca he estado sin una moto desde la edad de 15 años" dice. La encontró en Cotswold Classics en Leckhampton (cerca de Cheltenham) en abril de 2005 y partió desde £ 1750 para una moto descrita en la factura como 'que requiere restauración completa'.

Ron es bien conocido por su encantadora Norton Modelo 99 Featherbed, recientemente vendida y reemplazada con una Modelo 88 de 500cc; ha ganado un montón de premios con las dos, por lo que fue una leve sorpresa verlo con una Royal Enfield. "Quería una motocicleta de exposición, tenía un tanque cromado agradable que se veía bien y es un modelo raro", explicó. "Mucha gente viene y habla de ella en las exposiciones; que tenían el modelo G o la J, pero sólo uno tenía un J2. Están encantados de solo verla y llama mucho más la atención que el Norton".

Cuando el la llevó a casa y le dio una segunda revisión, estuvo feliz de encontrar que el tanque estaba libre de bollos y picaduras; aparte de esto estuvo el excelente cromado de Frampton Cotterell, que tiene el toque mágico con los tanques.

Con el motor afuera, el extremo superior fue desarmado y probado que tal sonaba después de una verificación de juegos y desgaste; los aros fueron simplemente limpiados y recolocados. ¿Se abrió el extremo inferior? "Oh no, eso es para los tipos inteligentes," sonríe Ron. Los escapes se limpiaron, pero no pudieron recuperarse para el estándar de las exposiciones, por lo que se utilizan cuando la usa y un nuevo conjunto de Alan Hitchcock es colocado sólo para las exposiciones. "Muy útil y tenía casi todo lo que necesitaba: realmente no fue un problema con las partes," subraya Ron. "Las únicas partes que Alan no pudo encontrar fueron una caja de herramientas y el pedalín trasero izquierdo". La caja de herramientas llegó a la luz en la venta de repuestos usados de Kempton Park por unas accesibles 30 libras y el reposapiés traseros en Shepton Mallet por sólo dos libras.

Ese hecho de urgencia en reunir a las piezas faltantes se refleja en el tiempo que le llevó a Ron para transformar el J2 'que exigía restauración completa' para ganar un premio seis meses más tarde en el Stafford Show del pasado octubre. Puede ser un constructor de casas retirado, pero como constructor de motocicletas tiene todavía mucho juego por delante. ¿Entonces, a cuántas motos le ha dado Ron este tratamiento? "Oooh," unas 10 a 15 a ese estado, estima. También tiene una BMW K1100RS en el garaje, que transporta a él y a Iris en los viajes europeos; el hombre vive y respira motocicletas.

Ruedas afuera del garaje de Jennings, la moto fue entregada con la advertencia: " no he hecho ni una milla con ella desde que se terminó el trabajo – sólo ha ido hasta la calle y de vuelta". Así que esto sería un paseo de prueba en más de una manera, ya que probaría el básico roadster de Royal Enfield de hace 55 años y la efectividad de la obra de Ron. El levanta válvulas no parece necesario con una compresión de sólo 5,75 a 1, pero Ron servicialmente patea la moto con facilidad y rápidamente arranca con un sonido de escape agradable – con un tenor profundo y metálico.

Los controles son livianos y naturalmente accesibles, las palancas del manillar en la línea del dedo, el embrague acopla fácil y suave. La sorpresa fue la facilidad con la que se desplazaba a través de las rotondas, el extremo posterior rígido no es ningún obstáculo a la navegación. Los frenos son buenos para sus cintas de 55 años de edad, el delantero de una mordida definida, pero motos de esta edad necesitan ser montadas con un alto grado de precaución en el tráfico moderno, dejando una distancia para el frenado mucho más larga entre usted y cualquier cosa que esté siguiendo.

Una agradable sorpresa fue la capacidad de la grande y perezosa monocilíndrica para mantenerse en el tráfico, su aceleración desmentía esa modestas especificaciones mecánicas y potencia de salida mientras me dirigía de la ciudad hacia carreteras menos congestionadas. La caja de cambios Albion, una marca que no he encontrado muy fácil en anteriores paseos con otras Enfield, estaba bien; no rápida en el modo de la AMC-Norton británica o de las japonesas de Suzuki, pero definida en su selección con la palanca larga moviéndose a través de su arco de una relación a la siguiente. Fue sólo fuera de la ciudad que se explicó la impresionante aceleración de la motocicleta en la ciudad: estaba relacionada muy baja y se sentía más feliz a 45 mph como velocidad tope; ¿estaría equipada con las relaciones de caja opcional para sidecar?

Nos dirigimos para el ferrocarril de Swindon y Cricklade, donde Ron había citado a su coche de Moonraker, un recordatorio del cuento tradicional de Wiltshire de lugareños intentando rastrillar el reflejo de la luna de la charca del pueblo. Un fino cuento tradicional antiguo, que con su inutilidad honra los esfuerzos de hoy para convencer a la población de Irak que las fuerzas occidentales están ahí para traer la paz. Whoops, esto es ser político, mejor vamos a pasar.

En la base del ferrocarril, Ron pidió permiso para llevar el J2 a la plataforma y no hubo ningún problema, por lo que fue conducida en el cruce a nivel y a lo largo de la tierra con un ruido de escape profundo y como una sombra indicando que estaba completamente embragado. Era un día de mantenimiento, sin ningún público, pero la cuadrilla trabajando en la línea y los maquinistas se detuvieron para hablar sobre la moto.

Es el entusiasmo común por los transportes tradicionales, en cualquier forma que sea.

En la carretera nuevamente, el J2 impresiona con su capacidad para cubrir el terreno a un ritmo modesto pero sin drama, no importa cuántos golpes y baches he logrado encontrar; esas horquillas teles correctamente amortiguadas hacían bien su trabajo y absorbían cualquier dureza en la superficie de la carretera, mientras el trasero rígido lo seguía sin rebotar ni moverse fuera de la línea. Pero recuerde que esto era todo a una velocidad moderada, probablemente el ritmo que usaría en una salida del club en un fin de semana.

En un largo regreso y para beneficio del fotógrafo, encontré que el embrague comenzaba a quejarse y la caja de cambios rezongaba cuando buscaba encontrar el neutral. ¡Oh! Tantos paseos en tantas motocicletas con nada más que de la tradicional palanca de cambios me hicieron olvidar que Royal Enfield proporcionaba a sus usuarios con esa palanca adicional que le permitía llegar directamente allí. Si te acostumbras a la idea, debe hacer la vida mucho más fácil pegar un frenazo y poner siempre el punto muerto, pero mi mala memoria se olvidaba de esto. Maldito loco.

Para una moto que había cubierto sólo unos metros desde la restauración, esta rara Royal Enfield se desempeñó muy bien. Hablando a Ron luego de mi paseo, me confirmó que él había ajustado el embrague y estaba bien, mientras que al neutral se llegaba como la Enfield Cycle Company dijo que se hacía en su folleto; él también había desarmado el freno trasero que se trababa ligeramente.

"Debo admitir que no es mi moto favorita, no como las Nortons, pero ahora que la tengo correctamente es para un paseo agradable," informó Ron. "Y suena bien, pude oírte siguiéndonos cuando la usaste, incluso cuando nos paramos, y fue encantadora." Brindo por eso.

Ganó otro muy elogiado premio en un reciente show en Shepton Mallet, donde la Norton 88 de Ron ganó su clase y un cheque por £ 100. Y su presencia en la muestra no ha pasado desapercibida: el Museo de MC en Matlock ya ha comprado un par de motos de Ron y sabiendo de su trabajo está interesado en tener también esta. "Me pidieron un precio y cuando yo les dio uno, preguntaron cuando la podrían tener, explicó Ron. "Pero no deseo que se vaya todavía, quiero hacer algunos shows y llevarlo a salidas del club. Oh, y le pegué una mirada al cuaderno de bitácora y solía tener un sidecar, así que tu conjetura sobre la relación de caja baja podría ser correcta."

Una moto intrigante. Tiene ese tradicional sentimiento de las monocilíndricas británicas que podrías sentarte en ella durante todo el día y crucerear sin esfuerzo por las colinas y las llanuras, cuando no hay necesidad de apurarse e ir de prisa. Construido para ser disfrutado.

Tipo de motor: OHV doble puerto de salida monocilíndrico cuatro tiempos

Desplazamiento: 499 cc

Diámetro x Carrera: 84 x 90 mm

Compresión: 5.5:1

Carburación: 1 1⁄16" Amal

Potencia declarada: 21 BHP

Transmisión: de cuatro velocidades

Sistema eléctrico: Dinamo de 6 V

Cuadro: rígido

Suspensión: telescópica delantera, trasera n/a

Frenos: 6 x 1" delantero y trasero

Neumáticos: 3,25 x 19"  delantero, 3.50 x 19” trasero

Distancia entre ejes: 53.5"

Altura de asiento: 29"

Capacidad de combustible: 2 3/4 gal

Peso: 358 libras